martes, 14 de agosto de 2012

Carmen Ossorio - La pintora de galgos

 Texto e imagenes de Carmen Ossorio

New York - Medidas 130×70



Nací en Arzúa (La Coruña) Galicia hace 54 años.
En mi adolescencia leía la vida de Van Gogh a través de sus cartas a Theo, ví que el arte era sufrimiento. Soñaba con sus pinturas de cipreses espirituales y con la de su amigo Gauguin, plana y colorista; más tarde conocí la obra de Picasso y Klimt.

A los 18 años viajé para ver el Museo del Prado, por deseo de mi padre estudié Magisterio, (sin vocación), Artes Aplicadas (cerámica), y me licencié en Historia del Arte Contemporáneo. Viajé en una furgoneta por toda Europa para poder ver museos y tener vivencias artísticas y humanas. Estuve cuatro veces en París, Berlín, Polonia, Hungría, Italia…

Expuse en el Museo Arqueológico de Cracovia en 1991. Viví un mes en la ciudad modernista de Praga, paseé por la ciudad de los tranvías, por el puente Carlos y visité la ciudad de Kafka. Comprobé la libertad de la ciudad de Amsterdam …la belleza y el silencio roto por las campanas de Brujas … los geranios de colores, el paisaje idílico de las hadas rosadas de la Bretaña …los calvarios como obra de arte … Venecia, la belleza y melancolía de sus canales, que mueren como los galgos … Lisboa con la decadencia del Chiado, sus fados o lamentos y el poeta Fernando Pessoa…

Después de hacer crítica de arte en diversos periódicos como La Voz de Galicia, El Progreso de Lugo …fui nombrada Delegada de Cultura de Verín y norte de Portugal (1985-1991).
A partir de esa fecha me voy a vivir a Lugo,  pero mi pintura, que bebía ya en la plástica modernista, se asfixiaba en esa ciudad amurallada, monótona y provinciana.
Una depresión motivada por falta de alicientes hace que coja la maleta, como dijo Pessoa en sus versos, decido irme a vivir a As Roxas (al campo), intentando buscar el equilibrio entre la vida y la naturaleza.
Pero la idea bucólica de paz y sosiego en contacto con la naturaleza se rompe con el drama diario de la supervivencia más primaria. La vida en el campo es dura y trágica. Los instintos primitivos de maldad y miseria afloran; los gatos se vuelven salvajes por el abandono y los perros son encadenados y no necesitan comer…total, no hacen nada…
Por aquel entonces, en mi bagaje artístico ya contaba con 100 exposiciones en varias partes del mundo.

En la exposición titulada ” Lucus Antiquus “, del 2002, promocionada por la Xunta de Galicia, el crítico de arte Benjamín Santín dice: “Tengo que decir de Ossorio que su obra es un desafío …Un motivo principal en su obra es la devoción que siente por los animales”
Carmen García Capelo, Directora General de Promoción Cultural, añade: “elabora una pintura plana, próxima al cartelismo,  con connotaciones costumbristas y con un delicado cromatismo. Representa la perspectiva de una villa aislada e incomunicada en la que los habitantes se sienten atrapados. La pintura supone una llamada de atención para salvarlos de la fatalidad de su destino.”
Este texto define bastante bien mi pintura, detrás de una tremenda soledad y aislamiento, de tener que vivir por una fatalidad en medio de una sociedad alienante y hostil.

A lo largo de la historia del arte he amado a los galgos, en Egipto … al podenco en manuscritos medievales … al borzoi en pinturas zaristas, al español en el Siglo de Oro … el galgo perteneció a la nobleza … hoy en día, los galgueros quieren premiar al buen galgo con una muerte de lo más cruel, cuando no sirve para cazar.

Durante mi estancia en Lugo adopté a mi querida podenco llamada Lilian, que ya no está entre nosotros. Después contacté con SOS galgos y adopté a mi galga negra llamada Alma, modelo de mis cuadros, y a Paloma, hermosamente blanca y juguetona . Después vino el podenco Alfi. De esta forma, me hice casa de acogida y hoy llevo unos  nueve años luchando por los galgos, y pintando sobre ellos.

Abrazando galgo
Chica trabajando
Galgos en la playa

Galgos y conejo
En la aldea de Roxas me retiré con un problema existencial, quería morir espiritualmente, en torno a mis animales, mi bagaje cultural y poesía, con versos de Delmira Agustini, Rubén Darío y Neruda, y La Casa Encendida de Luis Rosales.
Los galgos me dieron la fuerza para empezar a retomar el impulso de soñar.
Expuse en París (2003), en un encuentro internacional de galgos, en la casa de François Mitterrand …
En el 2006 viajé a Nueva York; llevaba diez galgos para dar en adopción; entre ellos viajaba Dandy, un galgo hermoso color canela que estuvo metido un mes en una jaula, donde no se podía incorporar, y al que salvé de una muerte segura …. hoy es feliz con Jordan, una gran defensora y amante de los galgos (vive con siete en casa).
Me hicieron un homenaje en Boston, en la exposición se vendieron siete cuadros en la Galería 55 de John Mottern. La elegancia y esbeltez del galgo, su nobleza, su carácter sociable, su inocencia y su ternura, la belleza de sus ojos almendrados, el hocico largo, sus bellas posturas, su vagancia exquisita en el sofá, su melancolía al andar…. hacen del galgo un animal carismático. Pero lo mejor de ellos es cuando planean en el aire y galopan al viento, cortando el aire poéticamente.
Quiero agradecer de corazón a todos los amantes de los galgos que me estáis ayudando en esta injusticia sin argumentos. Con vuestra enérgica colaboración, Carmen Ossorio, desde Galicia, está al servicio de todas las asociaciones, porque lo que importa realmente es darle vida a un pobre e inocente galgo.

El galguito "Kiwi"

Isla-Negra

Gracias en nombre de mis galgos, Lume, Albert, Jaque, Coco, mi bella Alma, mi Paloma picassiana de todos… quiero agradecer especialmente la colaboración de Luz Salgado, Xabier Aguirregoitia, Almudena, Esther Callol de Galgos112,  Mo Swatek de PRO-GALGO, Patricia de Galgos Sin Fronteras, Macarena de Sevilla, Rosa Díaz de Alemania, Carmen Urbano, Presidenta de SOS Galgos, y un largo etc. Gracias a todos por su ayuda.Siempre con vosotros y vuestros galgos.
Carmen Ossorio, pintora de galgos.

Texto e imagenes de Carmen Ossorio
Podeis ver más de su obra en su blog oficial: carmenossorio1.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario