jueves, 12 de julio de 2012

El inicio de las carreras de whippets

.........................................................................................................................................

Es la hora del pesado de los ejemplares
Preparación para el inicio de la carrera
A finales del siglo XIX las carreras de galgos y whippet se tomaban muy en serio, las zonas donde se siguió con más entusiasmo fue en el Norte y en centro de Inglaterra. En aquel entonces era todo un acontecimiento social, con corredores de apuestas, pemios con grandes sumas de dinero y más espectadores de los que hoy en día entran en un canódromo. Un buen perro era el orgullo de la familia y muy a menudo una fuente de ingresos. Aunque los niños podían irse a la cama con un poco de col y pan, al Whippet no le faltaba su buen pedazo de carne. Un perro podía ganar en una tarde el sueldo semanal de un obrero, por eso era un bien que merecía la pena cuidar, no era de extrañar que en una época de crueldad animal, los Whippets de carreras por lo general estaban bien tratados y mantenidos. Las reglas variaban de un club a otro. En algunas solo podían participar Whippets con pedigree en otras los terriers y los Whippets compitieron juntos, se les clasificaba solo por el peso o el rendimiento.

En el norte, los mineros constituían la mayoría de los aficionados a esta actividad y los domingoss por la mañana actuaban como un descanso a una semana de duro trabajo bajo tierra.

Inicio de una carrera, muestra las actitudes incomodas 
de perros y handlers.


En las carreras, los corredores se ponían en la línea de salida con el handler, lo sujetaban con una mano en el cuello y la otra sosteniendo al perro por la base de la cola. Los propietarios corrian por la pista hasta más allá de la línea de meta desde donde cada uno llamaba a su perro agitando un trapo, una toalla o con un silbido. Al grito de salida o al pistoletazo el handler lo lanzaba hacia adelante y los perros corrian por la pista, cada uno a por su amo y al llegar se les echaban encima para conseguir el trapo o toalla que agitaba el dueño. Desde cachorros se les entrenaba para desgarrar y masticar un trapo y en edad adulta era suficiente la vision de una toalla para que corrieran nerviosos hacia sus propietarios.

En ocasiones hacían falta 5 propietarios 
para mantener a un perro.
Con frecuencia el trabajo de pasear a los Whippets recaía en las esposas y los hijos, lo que contribuye al hecho de que las carreras modernas, ya fuera con pedigree o no, se convirtiera en un deporte de familia y a menudo fueran el fin de semana juntos para competir en las carreras, en su propio club o en otro lugar.

Los buenos handlers eran muy importantes y algunos de ellos eran más inteligentes que otros y así se hizo muy popular. Era el arte de ser capaz de lanzar el pero lo más lejos posible y al mismo tiempo lo tirara bien para que aterrizará en pleno apogeo y comenzara la carrera sin tropezar o caer.





.........................................................................................................................................

No hay comentarios:

Publicar un comentario